Nace una estrella

Nace una estrella

Celeste es un vino opulento con mucha fruta, cuerpo y color. Y por eso, Celeste es único. Como un instante de cielo de Ribera del Duero.

A casi 900 metros de altitud se pueden acariciar las estrellas. Y jugar a dar forma a las nubes. El aroma del atardecer es más intenso. Y la luz del sol reposa sobre la tierra con todo su esplendor. A casi 900 metros de altitud nace Celeste, el primer Ribera del Duero de la familia Torres.

Debido a sus características tánicas y frutales es el acompañamiento ideal de gran variedad de recetas de carne incluyendo asados y caza.
Servir entre 16-17 ºC.

Color cereza picota. Nariz intensa y potente, con notas de frutos rojos y especias. En boca la entrada es agradable y redonda con taninos suaves y final afrutado.

 

http://www.torres.es