Pequeños trucos de la abuela

Pequeños trucos de la abuela

Ajo

– Para tener siempre a mano ajos para guisar. Pela una cabeza de ajos frescos, colócalos dentro de un bote de cristal con  aceite de oliva. 10/10/01

– Para evitar que el ajo repita , lo debe abrir por al mitad a lo largo y quitarle el   tallo verdusco   que contiene en su interior. 19/10/01

–  Se pueden congelar pelados.

 

Cebolla

– Si se tienen un tiempo en la nevera al picarlas no se llorará.

– Para conservar mejor los restos de cebolla partida, se untan los cortes con margarina y se guardan en el cajón de los vegetales.

– Si la cebolla se va a freír en aros, se pone en remojo 15 minutos en leche para que resulte más jugosa y crujiente.

– Limpiarla y cortarla sobre la encimera, estando sentada, de forma que la cebolla quede a la altura de los ojos. Así el compuesto volátil asciende, sin entrar en contacto con los ojos.2/10/01

– La primera capa da un bonito color al caldo. 24/10/01

– Si se pega la sartén de cuajar las tortillas, fría un poco de cebolla hasta que se queme.

– Para que la cebolla no se repita, cuando se coma en ensalada, déjala macerar en vinagre ½ hora. Lávala con abundante agua fría y luego mézclala con el resto de los ingredientes. 12/11/01

 

Mayonesa

– La mayonesa no perderá su sabor en el frigorífico si la tapas con una rodaja de cebolla, que deberás renovar cada vez que utilices la salsa.

– Para que la mayonesa que preparas te dure mucho más, prueba a añadirle una pizca de mostaza, ya que esta actúa como conservante.

 

Mostaza

– Si se le seca le puede añadir un poco de vinagre , aceite o vino. 9/10/01

 

Levadura en polvo

-Para saber si la levadura en polvo está pasada echa una cucharadita de la levadura en un vaso de agua caliente. Si salen burbujas, está buena.

 

Vinagre

– Si se nos ha ido la mano con el vinagre, haremos una bola de miga de pan y se lo añadiremos a la ensalada,  absorberá el exceso. 2/11/01

 

Vino

Puedes aprovechar el vino sobrante vertiéndolo en moldes para cubitos de hielo y congelándolos. Siempre los tendrás a mano para aderezar salsas y consomés.

 

Perejil

– Puedes tener siempre perejil a mano si lo conservas picado en un tarro de cristal. Sólo tienes que lavar previamente las ramas, secándolas después, y  picar las hojas. En la nevera se conservará unas dos semanas. Otra forma de conservarlo es lavarlo y secarlo muy bien. Se envuelve en papel de aluminio y se mete en la nevera.