¿Quieres saber algo más del chocalate?

¿Quieres saber algo más del chocalate?

¿Por qué gusta tanto el chocolate? Sabor, aroma, efecto excitante, antidepresivo… éstas son algunas de las virtudes del chocolate

Al cacao, originario de América, se le han atribuido propiedades divinas desde la antigüedad. Hernán Cortés, quien lo importó por primer vez desde las Indias, proclamó que “una sola taza permite ca­minar un día, mientras que el emperador Moctezuma lo tomaba como afrodisíaco “siempre antes de yacer con sus mujeres’.
España difundió el chocolate en 1780. Se pone en marcha en Barcelona la primera fábrica de chocolate del mundo, pero hoy es el país europeo que menos consume. Sólo 1,5 kilogramos por habitante y año, a diferencia de los británicos que consu­men 7 y los suizos 10 kilogramos.

El chocolate tiene numerosos compo­nentes y cada uno de ellos tiene su papel en dar el sabor o el aroma característico de cada clase de chocolate. Entre los di­versos compuestos destaca., por su elevada concentración -660 miligramos por cada cien gramos de chocolate-, la feniletila­mina, un compuesto estimulante emparen­tado con la dopamina -un transmisor de la señal nerviosa- y con la adrenalina -una hormona. Esta sustancia produce un aumento de la tensión arterial y del ritmo cardíaco, al mismo tiempo que provoca una sensación placentera. El chocolate también tiene compuestos que producen un estímulo parecido al del café o el té, pues contiene metilxantina, teobromina y teofilina, tres sustancias cuya estructura es parecida a la cafeína.
En relación a su composición, 100 gramos de chocolate negro contienen 3,2 gramos de proteínas, 33,5 gramos de lípi­dos, 60,3 gramos de hidratos de carbono, 0,3 de lactina y 0,6 gramos de alcaloides, sin descontar su riqueza en minerales -20 miligramos de calcio, 80 mg de magnesio y 130 miligramos de fósforo- y los oligo­elementos -2 miligramos de hierro, 0,7 miligramos de cobre-, amén de su aporta­ción vitamínica -vitaminas A, B, BI, B3, C, D y E- y su valor calórico, equivalente a 495 kilocalorias.

Dichas proporciones son válidas para el chocolate llamado “ne­gro”, y cambian en el momento que inter­vienen leche, avellanas, nueces, licores, frutas, etc., como en las cremas de cacao. El azúcar como elemento mayoritario, las grasas, todas vegetales, la leche desnatada, el cacao y las avellanas, así como la lecitina que actúa de emulgente y los aromas, son los ingredientes comunes a las cremas de cacao con avellanas, unos productos muy energéticos, con una media de 545 calorías cada 100 gramos de crema.
Pan con chocolate
 
Desde siempre, el chocolate ha sido uno de los mejores aliados del pan. El bocadillo, pan con algo más, siempre ha estado presente en nuestra alimentación, al igual que ahora la bollería industrial.
El pan, además de ser un alimento básico para el hombre occidental, como el arroz lo es para el oriental, influye en los niveles de colesterol cuando éste sustituye en la dieta a las grasas saturadas. A su vez, el pan es una fuente de proteínas, complejo de vitamina B y ácidos grasos esenciales, y desempeña un papel importante en la nutrición de la población de paises desa­rrollados, en los que existe la tendencia a sustituir el pan y otros alimentos básicos por sacarosa.
Combinar el pan con el chocolate es uno de los mayores placeres gastronómicos de niños y adolescentes; debemos tener en cuenta las propiedades de cada alimento y su aporte energético para no descompen­sar la dieta.