Trucos con verduras y hortalizas

Trucos con verduras y hortalizas

Te dejamos algunos trucos para hacerte más fácil la cocina con verduras y hortalizas:

– Para que queden más verdes las verduras, agregar una pizca de bicarbonato al agua donde hiervan .

– Para congelar la verdura fresca se enjuaga muy bien, se trocea y se echa en agua hirviendo unos minutos. Esperamos a que se enfríe y congelamos en bolsas especiales.

 

Alcachofas

– Para evitar que las alcachofas se oscurezcan al hervirlas, conviene colocar en un recipiente con agua, dos cucharadas de harina y un limón partido y exprimido. Conforme se limpien las alcachofas se introducen en este recipiente, antes de cocer.

– Las alcachofas son tiernas han de estar firmes y con las hojas bien apretadas, ya que si están abiertas querrá decir que están pasadas. El color debe ser verde oscuro con cierto matiz dorado (nunca marrón, sinónimo de que están demasiado maduras). Deben ser redondeadas y llenas, y pesadas con respecto a su tamaño. El corazón ha de ser suave y carnoso.

 

Berenjenas

– Parta la berenjena en rodajas y métalas en cerveza, antes de freírlas, un rato. No chuparán aceite.

– Otro truco es meterlas en agua con sal y una cucharada de azúcar.

 

Coliflor

– Hervir enteras, el olor será menor.

– Poner una rama de apio en el agua de la cocción. Se evitará el mal olor.

– Añadirlas sobre abundante agua hirviendo acidificada con vinagre o zumo de limón. Olerán menos.

– Para que salga más blanca, añadir una cucharada de harina al agua de hervir la coliflor.

– Si echas al agua de la cocción un chorro de leche, también saldrá más blanca.

 

Endibias

– Si no queremos que amarguen, se limpian bien con un paño seco, por fuera y por dentro.

– Otra forma de quitar el sabor amargo, es sumergir treinta minutos en agua, con un poco de aceite de oliva.

 

Espinacas

– Los objetos de plata quedan limpios y brillantes si se frotan con un trapo empapado en el agua de hervir las espinacas.

– Para que resulten más sabrosas añadir  una cucharada de azúcar al agua de cocción.

 

Guisantes

Para que los guisantes no pierdan su buen color al hervirlos, prueba a añadir al agua un terrón de azúcar.

 

Lechuga

– Si está mustia. Poner las hojas en agua caliente y cuando hayan recuperado su consistencia, lavarlas en agua fría.

– Para que la lechuga esté muy fresca, introducir las hojas enteras en un recipiente con agua durante unos 10 minutos y añadir unas gotas de vinagre o  limón.

– Córtala con las manos para que no se oscurezcan los bordes, al hacerlo con cuchillo.

– Para que se conserve muy fresca, envolverla en un trapo limpio, un poco húmedo y dejarla en la nevera.

 

Pimientos

– Para cortar los pimientos facilita la labor hacerlo por dentro, la parte exterior es mucho más  dura.

 

Tomates

– Si quieres congelar los tomates, los hierves en agua salada quince minutos, refrescas, pelas y colocas en bolsas de plástico.

– Prepara los tomates quitándoles la piel. Resulta muy fácil si se sumergen un minuto en agua hirviendo o si los metes en el microondas levemente pinchados, boca abajo y separados entre ellos.

– Una buena solución para quitar la acidez de la salsa de tomate es añadir una zanahoria cocida y machacada.